Loading...

20 junio, 2011

¿PODEMOS CONFIAR EN EL 15-M?





ESTE ES EL ARTICULO QUE GRACIANO PALOMO, PUBLICO EN EL DIARIO: DIGITAL, ESPERO QUE OS GUSTE. A MI ME HA ENCANTADO.


Los argumentos regeneracionistas del 15-M siguen intactos



La algarabía violenta de Barcelona no puede ocultar ni echar en el olvido lo que realmente motivó la movilización de millones de ciudadanos “indignados”con un acontecer intolerable.

Sigo insistiendo en que la derecha no ha sido capaz de ver más allá de sus narices y, como casi siempre, ha catalogado por las apariencias. A partir de ahí se ha montado toda una teoría de la conspiración que, naturalmente, empieza y termina en Pérez Rubalcaba.

Me da igual que me saquen cantares a diestra o siniestra. Lo que pienso realmente al respecto es que esa legión de muchachos, todos cabreados y muchos desesperados, no piden lo imposible. Si se utiliza la estrategia para desactivarlos de dejar correr el tiempo sin atender a las verdaderas causas que ha sustanciado este estado de cosas, volverán con más fuerza –no hay que olvidar que se movilizan con gran facilidad al rescoldo de las nuevas tecnologías- y entonces será el llanto y crujir de dientes.

Sistema imperfecto
Lo fundamental de su Movimiento es que, en efecto, han dejado al descubierto las imperfecciones del sistema que si quiere sobrevivir en sí mismo no tendrá más remedio que auto-efectuar sus propias reformas. Dicho de otro modo, si el establishment quiere vencerles no tiene más remedio que robarles los argumentos. Esto es, depurar a mejor el sistema democrático; acabar con la corrupción, crear puestos de trabajo, terminar con las sinecuras y prebendas de una clase política que en buena parte no nos representan.

Lo demás es pan para hoy y hambre para mañana
Si esos muchachos que se alzaron en tiendas de campaña no consiguen trasladar a la sociedad que su lucha es justa y que su causa no tiene vuelta atrás todo habrá quedado en agua de borrajas.

Movilización
He dejado escrito antes que son gentes que dominan las nuevas tecnologías y, por ende, su capacidad de movilización es enorme. Es ahí donde reside su auténtico poder fáctico. Por encima de partidos políticos y banderías concretas.

He defendido, con problemas personales, su causa y sus argumentos. Sólo les pido que no me dejen con el culo al aire. Pero no puedo sino saludar esa sentada valenciana ante un Parlamento autonómico cuajado de presuntos corruptos. ¿Está tan difícil entender esto?

Sin miedo
Otro de los elementos que les sitúa como un poder fáctico de nuevo cuño es, sin duda, que han perdido el miedo. Y sin miedo y sin nada que conservar sus cabreos pueden resultar de aurora boreal llegados a un momento crítico. Pero tienen, en cualquier caso, que definir muy bien sus víctimas –nunca violentamente- y escoger objetivos que realmente sean los más llamativamente injustos de la situación.

Democracia burguesa
Unas de las notas históricas que siempre ha definido a las democracias liberales ha sido precisamente su capacidad para deglutir sus imperfecciones y su capacidad reformista para limar los fallos más clamorosos.

Es claro que se han asustado ante los acampados que al fin y a la postre no son otra cosa que un “totum revolutum” a los que une la necesidad. Si no dan un paso al frente y aceptan lo que es irrefutable puede ser que ese sistema salte por los aires.
( 19/junio/2011)

Graciano Palomo es periodista y escritor, director de FUNDALIA y editor de IBERCAMPUS.ES

No hay comentarios: