Loading...

05 junio, 2011

PORQUE LA MANTEQUILLA NO SE PONE RANCÍA



CONSIDERO QUE ESTE ARTICULO DEBE DE ESTAR EN ESTE BLOG, PORQUE ESTA GRAN ESCRITORA EXPLICA MEJOR QUE NADIE COMO NOS SENTIMOS DE OLVIDADOS, DE PERJUDICADOS Y DE AISLADOS, LOS ENFERMOS DE FIBROMIALGIA, SFC Y SQM.
TIENE SENSIBILIDAD, COMO EN ELLA ES HABITUAL, CON SU PROSA Y SU VOCABULARIO NOS OFRECE LA OPORTUNIDAD DE SEGUIR ADELANTE, DE NO ESCONDERNOS Y DE CONSIDERARNOS, SOBRE TODO PERSONAS. GRACIAS ROSA POR ESTE ARTICULO.
Montse Porto
( 5/07/ 1962)


Rosa Montero
"Estos enfermos llevan décadas intentando que se reconozca su estado y su incapacidad"
Y lo más terrible es que, durante muchos años, han sido considerados unos quejicas, unos neuróticos, unos hipocondriacos, gente, en fin, que no tenía nada, aparte de una cabeza alborotada y delirante. Suele suceder que, cuando los médicos desconocen el mal al que se enfrentan, los enfermos terminen siendo culpabilizados por sus síntomas, como si sus padecimientos fueran responsabilidad suya. Y desde luego, muchos de esos pacientes han terminado desquiciados, porque debe de ser enloquecedor sentir, primero, que tu cuerpo se declara en rebeldía; que de repente, sin saber por qué y sin que ningún doctor parezca entenderlo, todo empieza a dejar de funcionar; y que, y esto es lo peor, nadie te toma en serio a pesar de estar sumido en ese tormento físico. Estos enfermos llevan décadas intentando que la Seguridad Social reconozca su estado y que, en las situaciones inhabilitantes, se les conceda la incapacidad. Es un combate más que han de librar todos los días. Un muro de incomprensión y desconfianza contra el que estamparse.
Por lo menos, y después de mucho batallar, la fibromialgia y la fatiga crónica ya han sido reconocidas como enfermedades en la clasificación internacional de la OMS, y poco a poco la clase médica y la sociedad van comprendiendo que, en efecto, son terribles dolencias reales y no invenciones de espíritus histéricos. Pero la sensibilidad química y la electrohipersensibilidad todavía son consideradas como meros trastornos, con todo lo que ello conlleva de falta de ayuda médica y social. Esta lentitud en reconocer las dolencias no es nueva; ya ha sucedido con anterioridad con otras enfermedades, como el lupus o la esclerosis, que hoy nadie pone en cuestionamiento, pero cuyos síntomas tampoco se entendieron en otros tiempos.
Piensan además estos enfermos, y no debe de faltarles la razón, que en la sociedad hay fuerzas poderosas que intentan minimizar sus reclamaciones, y con ello se refieren a las grandes compañías químicas. Porque este tipo de enfermedades, de incidencia claramente creciente, se deben a nuestra forma de vida; a la contaminación ambiental, a la exposición cotidiana a productos químicos, que se multiplica día tras día. Recuerdo que hace 25 años, en Estados Unidos, me asombraba ver que allí la mantequilla no se ponía nunca rancia, cosa que consideraba aberrante, porque estaba acostumbrada a que la mantequilla se enranciara naturalmente al contacto con el aire. Bien, eso hoy ya lo hemos perdido: la mantequilla española ya no se pone rancia. Al coste, desde luego, de ingerir quién sabe qué cantidad de conservantes.
Es un detalle minúsculo, pero revelador. Vivimos vidas cada día más artificiales y los productos tóxicos nos rodean por todas partes. Algunos expertos sostienen que la incidencia de estas dolencias de sensibilización central está entre el 1 y el 5 por mil. Y es de temer que las cifras no hagan sino aumentar. Son enfermedades que, en sus casos más graves, te anulan, te invalidan, te encierran en tu casa de por vida. Digamos que son enfermos cómodos para el sistema, porque son invisibles. Y sin embargo, pese al coste que tiene para ellos echarse a la calle a protestar, lo están haciendo. Con su dolor, su agotamiento, su asfixia y sus mascarillas a cuestas. Quizá los hayas visto: el pasado 7 de mayo hicieron una concentración de protesta en Madrid. No los olvides.
http://www.rosa-montero.com%20/%20www.facebook.com/escritorarosamontero

1 comentario:

Mari Carmen S. R. dijo...

Hola Montserrat.
Quería comentarte que me parece un artículo estupendo el que has publicado. Tengo amigas y conocidas con fibromialgia y sólo ellas saben por lo que están pasando. Es una enfermedad que les causa muchísimo dolor, es un suplicio para estas personas el levantarse e ir haciendo cualquier cosa. Era hora de que se reconociera.
Un fuerte abrazo y gracias por la publicación. Con tu permiso la compartiré.

Mari Carmen